TRADICIONES

LA BOTARGA:

Botarga de Pezuela Antiguamente la víspera de la fiesta, la botarga salía al encuentro de los músicos que venían de Sacedón, Pastrana o Yebra, pueblo del popular Bartolo. Todos los componentes venían en un carro, cargado hasta los topes con sus instrumentos musicales; dispuestos a pasar los cinco días de fiesta. Nada mas llegar en casa de la tía Marca dejaban algunos instrumentos y se cambiaban el vestuario para iniciar con la botarga el recorrido al pueblo con la botarga. A su alrededor iba gran cantidad de chicos, que la botarga se encargaba de que no se acercaran a ella, para quitarla el melón que llevaba en el trasero. En el Ayuntamiento tenían unas listas para el reparto de los músicos. Se les buscaba alojamiento en casas grandes o de labor que marchaban económicamente regular en aquellos tiempos. Se les ofrecía alojamiento y manutención como uno mas de la familia. Después de varios años sin botarga, en el año 1.999 la Asociación Cultural "Las Torres" recuperó la tradición y en esas fiestas fueron la delicia de los chicos, pues muchos no la conocían, y la añoranza de los mayores. Ese año de 1.999 la botarga salió al encuentro de los músicos y de las majorettes de la Peña El Quijote de Alcalá; que junto con nuestras peñas desfilaron por el pueblo como de costumbre. La botarga en algunos momentos se perdía por los atajos para pillar desprevenidos a los chicos. A continuación se realizo la ofrenda floral a nuestro Patrón el Santísimo Cristo del Socorro, por numerosas peñas, Asociaciones y particulares.

LOS MAYOS:

Ancestralmente, el tránsito de los rigores del invierno al estío, tenía, a su vez, una expresión festiva, orgiástica en ocasiones, que señalaba para los humanos, no sólo una toma de conciencia colectiva del hecho vital, sino también una reflexión sobre la vida y la muerte. Es curioso contemplar, en panoramas estacionales iguales, manifestaciones como la patum o Danza de la Muerte en las zonas del Pirineo leridano, 'y los gloriosos ' cantos de los Mayos, en Castilla y León. El camino de la muerte a la vida lleva, desde los tambores trágicos de Calanda, Alcañiz, Andorra y Níjar, a los cánticos de gloria y resurrección del Levante español del Misterio de Elche. Muerte y resurrección. En todo está el Amor y la Amada. Los Mayos son, en lenguaje del pueblo sincero y limpio, un poema de expresión pública de lo que, en cualquier cultura, se llama cortejo. Es la fase de. acercamiento al amor, es la más bella exhibición del hombre antes de caer rendido a los encantos de la mujer. Es la repetición, en género y especie, del tema eterno: lo masculino es para lo femenink; lo femenino es para lo masculino. Así fueron creados. Los Mayos, cristianizados, recogieron además el tiempo de la Santa Cruz, Alfonso VIII logró en la batalla de Las Navas de Tolosa, vencer a los almoravides. La ruptura de las cadenas de la tienda del EMIR AL MAHADMUM, dio a Navarra su escudo, por la acción de su rey Sancho el Fuerte, parte señera de una tierra que se estaba haciendo una por el esfuerzo de todos. De ahí que, al lado de los Mayos se establecerá la Fiesta de la Cruz. Pezuela no fue remisa al recuerdo, y altares y cruces conmemoraron, como en gran parte de España, el triunfó de la Cruz en los campos peninsulares.

 

LA FIESTA DEL MAYO:

Mayo de PezuelaEn la mañana del 30 de Abril sen reunen los quintos para preparar la comida en el campo antes de cortar el mayo. Ya por la tarde se unen gran cantidad de personas que curiosean y ayudan a cortar el mayo en una alameda de la Vega del Rio Tajuña. Se empieza la tarea cortando el mayo de la Virgen, un chopo de unos 10 m. y a continuación el de los quintos que por supuesto tiene que ser de al menos 20 m.. Este último hay que atarle previamente unas sogas lo mas alto posible para que al cortarle caiga al suelo suavemente y así evitar que se rompa la capota. Los mas valientes y ágiles se suben al chopo a poner las cuerdas. Algún año hay suerte y la capota queda intacta, aunque es poco habitual, pues suele romperse. Una vez cortado el mayo se saca a la carretera para cargarlo en el camión de Valentín -antiguamente se llevaba en un carro- que a golpe de bocinazos del camión y de los vehículos que le acompañaban comienza la larga carrera para transportar el mayo hasta el pueblo. El primer descanso se hace en el bar del Ventorro, donde a cambio de un trago de limonada se pide la voluntad para los quintos. Continuan con su viaje a golpe de pito, cantando y armando jaleo para advertir a los Pezueleños que los quintos llegan con su mayo. Ya en el pueblo aparcan el mayo en la plaza y se van los quintos como es tradicional a ofrecer limonada a los conductores que entran al pueblo por Santa Ana a cambio de la voluntad. A las doce de la noche llega el momento esperado y hay que poner el mayo y ¿ sabéis como se pone el mayo? Antiguamente cuando se colocaba el mayo se hacía con un sistema de unos palos atados en forma de cruz llamados "cabrillas" que era un tanto peligroso verlo de cerca, pues en numerosas ocasiones las cabrillas y las cuerdas no aguantaban el peso del mayo y éste se caía rompiendo todo lo que pillaba a su paso. Actualmente se coloca con la grua del camion que lo transporta, pues es más rápido y menos peligroso. Al mayo antes de plantarlo se le coloca en su capota la bandera de España y un aro con banderitas pequeñas con los nombres de los quintos, acompañadas de naranjas y rosquillas. A continuación despues de poner el mayo los quintos llega el momento de ponerle el mayo pequeño a la Virgen y de cantárselo los quintos, cantándolo por segunda vez a continuación el resto del pueblo. Los quintos continúan toda la noche de cachondeo, por las calles del pueblo. Antiguamente se cantaba el mayo a las novias y esposas de los que iban rondando. Como todos los años, la Hermandad de, la Cruz organiza las fiestas de, la Cruz de Mayo, y los Quintos plantan el Mayo en la Plaza de la Picota la última noche de abril. Una parte importante de esta fiesta es el "cantar el mayo". Esta canción se canta primero a la puerta de la Iglesia, cuando se ofrece el Mayo a la Virgen, y luego, debidamente adaptada, bajo los balcones de las mozas.

EL MAYO:


A cantarte el mayo vengo a tu ventana si me das licencia, reina y soberana.

Yo con tu licencia comenzar quisiera esta noche feliz de abril la postrera.

Deseando estamos luz de la mañana ver el claro día del sol de tu cara.

Cara pinto hermosa número de apeles para dibujarte no hallo yo pinceles.

Pinceles son plumas y una me has de dar de tus alas bellas águila imperial.

Aguila imperial que al señor reposas despierta si duermes y oirás la copla.

Copiosos y rubios tus cabellos son tu cabeza es ala de una discreción.

A discreción brillan tus finos pendientes el mayo cumplido tienes en tu frente.

Tu frente espaciosa es campo de guerra porque el rey cumplido alzó su bandera.

Tienes cejas rubias, tus pestañas brillan tus ojos luceros relumbrantes niña.

Relumbrantes son tus mejillas bellas tu nariz al punto un millón de perlas.

Perlas son tus dientes, tu boca un clavel tus labios partidos dulce panadel.

Paladín sellado que a la barba baja, un dulce sabroso que a la nieve cuaja.

Cuaja sumas perlas tu fina garganta con venas azules que el pecho desmantan.

Desmantan del pecho dos fuentes que abrechan donde yo bebiere agua que alimenta.

Alimentado sea señora en tus brazos con diez azucenas y el Cristo en tus manos.

Manos tan divinas las que a vos pintaron cintura tan bella, talle tan salado.

Salada eres niña podéis perdonar hermosura tanta no puedo pintar.

Pintaré la pierna, pulidito el pie hechicero encanto, hechicero es.

Hechicera seas aquí esta señora mayo le pretende sea enhorabuena.

MARIA te llamas, pimpollo en abril SAN JOSE bendito por mayo ha de ir.

Quiérele MARIA, quiérele amorosa clavel jaspeado, dolorosa rosa.

Dulce encanto mío perdona las faltas que en mi pecho ha habido.

De todos mis yerros formaré una suma de mis propios labios se rueda la pluma.

Ya están dibujadas todas tus facciones ahora falta el mayo que te las adorne.

Se eclipsó la luna y le dijo al sol estrella brillante, quédate con Dios.

Adiós que nos vamos clavellina hermosa, clavel jaspeado.

Clavel jaspeado, rosita temprana ahí se queda el mayo puesto en la ventana.

ROMERÍA DE SAN BENITO:

Procesion de San BenitoEn el fatal año de 1.393, en el que hubo una horrible peste y a la vez una plaga de langosta que arrasó a su paso toda la cosecha de los campos de Pezuela. Hubo muchos muertos, y en aquellos momentos tan angustiosos todos los vecinos recurren a Dios y fundan una cofradía para pedirle que los remedie de los males presentes y los libre de futuros desastres, poniendo por sus abogados e intercesores, a la Virgen de la Asunción y a San Benito (Este santo fue un monje francés que murió en el año 821). En agradecimiento a Dios por haber cesado aquella peste y la langosta, todos los vecinos de Pezuela, reunidos con sus autoridades, hicieron voto de que aquí en adelante celebrarían como fiestas de guardar, con la obligación de asistir a la misa y vísperas de tales fiestas y que no se trabaje los días de la Asunción y de San Benito (bastantes veces y diversos documentos se llama patrón del pueblo a S. Benito). La misa y la víspera de la fiesta de San Benito deberían celebrarse en su ermita, y el que faltase a los actos religiosos tendría que pagar seis maravedíes. A la cofradía de San Benito pertenecían todos los vecinos de Pezuela por obligación, debiendo pagar como tributo para entrar, tres maravedíes y un cuarterón de CRISTO del SOCORRO procesion San Benitocera. El que se negaba a ser cofrade no se le dejaba pastar con su ganado ni labrar en las tierras del Concejo. A partir del año 1.556 no había obligación de cumplir con estas ordenanzas. La ermita que desde tiempos antiguos estuvo a cargo de la villa, poseía ciertos bienes como tierras, limosnas, censos y fundaciones, que producían algunos dineros para poder repararla. El 13 de Enero de 1.624, el bachiller Juan Ximénez Carrasco dio una tierra de tres fanegas en la Vega "frente a la puerta de la ermita, linde el camino" al cabildo de San Benito, y con ella fundó una memoria perpetua, cuyas rentas deberían emplearse en reparar dicha ermita, y que en la víspera y en la misa de San Benito se le dijera un responso. Mandó además que se pusiera una piedra para perpetuidad en el frontero de la puerta de la ermita, para recordar estas memorias, en vez de una piedra se colocaron cuatro azulejos que miden 26x26 cm, donde están inscritas las memorias. Los cofrades de San Benito, la víspera mataban una vaca y en el reparto participaban todos los vecinos del pueblo, organizando una gran fiesta popular. El día 11 de Julio se bajaba en procesión y luego se celebraba misa mayor. A partir del siglo XVIII comenzó su decadencia, dejándose de celebrarse las vísperas. En estas últimas décadas se tuvo que trasladar la celebración al fin de semana mas cercano del día 11. En la actualidad esta tradición está en sus momentos de popularidad mas bajos, a pesar del empuje y apoyo de la Asociación Cultural de Pezuela.